Uruguay, pequeño país que une al hombre con la naturaleza

21 marzo 2017 3:25 pm

En este pequeño país sudamericano el tamaño no está reñido con el atractivo, ya que combina tradición, cultura, gastronomía, playas y bosques, además de una cálida hospitalidad que encanta a sus visitantes.

Ubicado en el sur del continente americano, Uruguay cuenta entre sus más famosos atractivos naturales a Punta del Este, sede del balneario más importante del país y de América del Sur, ubicado sobre el Océano Atlántico, donde se puede apreciar un faro de 43 metros de altura, construido por Tomás Libarena y puesto en funcionamiento a partir del 17 de noviembre de 1860.

Las singulares condiciones geográficas de Punta del Este la han llevado a ocupar un lugar privilegiado, donde se conjugan la belleza de sus playas de blanca arena y la vegetación de sus bosques cercanos, además de contar con una sofisticada arquitectura con un delicado equilibrio entre modernidad y naturaleza, además de una variada oferta hotelera y servicios de primer nivel.

Otros de los parajes más reconocidos de esta nación es Punta del Diablo, la cual es singular por su mística, alimentada por su nombre e historias de naufragios. Ubicado a la orilla del Atlántico, se sigue caracterizando por se un pueblo de pescadores y artesanas, que viven al ritmo de las estaciones y mareas, lo que reivindica el contacto del humano con la naturaleza.

Aquí no existen hoteles, sólo posadas y cabañas rústicas que se ubican sobre las rocas, al borde de las dunas que yacen bajo el mar. Este puerto se volvió un balneario natural por el influjo de la gente, que cada año se deja maravillar por sus playas.

Cabo Polonio es otro de los grandes atractivos turísticos de la costa uruguaya. Consta de una formación rocosa que se introduce en el mar, rodeada por las playas La Clavera y Ensenada. La prolongación rocosa forma un conjunto de islas llamadas las Torres, que constituye una de las reservas mundiales más importantes de lobos marinos. En el lugar existe la escultura de una mano que emerge del mar, lo que recuerda que la vida comenzó en el agua.

Si también te interesa la historia, en Santa Teresa, Rocha, se conservan los testimonios más importantes de la lucha que los españoles y portugueses libraron por el dominio de este territorio. Lugares como los Fuertes de Santa Teresa y San Miguel, que atestiguaron las batallas independentistas, se conservan hasta hoy.

Para satisfacer el apetito de los uruguayos y sus turistas, esta nación cuenta con una oferta muy grande en el sector agrario. A lo largo del país existen estancias dentro del sector que ofrecen, no solo conocer parte de la industria, sino admirar un paisaje natural combinado con la crianza animal.

Un ejemplo de ello es Colonia, donde se puede mirar a detalle la elaboración de productos artesanales, quesos, dulces, vegetales, así como la conservación de huertas ecológicas. Además podrás disfrutar de los cortes de carne de res que caracteriza a la región por su singular sabor y textura.

Por último -pero no menos importante- su capital, Montevideo es una cosmopolita y palpitante urbe con una rica vida cultural, que ofrece durante todo el año, deportes, estrenos teatrales, conciertos y exposiciones artísticas que la convierten en un gigantesco museo al aire libre donde se funden arte y naturaleza.

Entre los edificios más emblemáticos de la capital charrúa se encuentra El Palacio Salvo, una bella construcción de estilo Art Deco, inspirado en La Divina Comedia y construido por el arquitecto italiano Mario Palant ubicado entre la Plaza Independencia y la Avenida 18 de Julio. 

En cuanto a la gastronomía, no se puede dejar de visitar El Mercado del Puerto, colmado de restaurantes para todos los presupuestos para saborear un excelente corte, cocina internacional o mariscos, acompañado de un medio y medio bien frío.

Montevideo es una de las ciudades de América Latina con más alta calidad de vida, es también una ciudad que privilegia la convivencia con la naturaleza, con innumerables árboles que la convierten en una ciudad verde. 

La calidez de su gente, su belleza y gran oferta turística, convierten a Montevideo en un imán para quienes gustan disfrutar del placer de viajar.

 

 

Comentarios