NVS
Big Travel

Rodando por el mundo

Te mostramos algunas ciudades ejemplo en cuanto a transporte no motorizado y donde moverte en bici es una realidad.

A pesar de que diversos estudios demuestran que la inversión en políticas e infraestructura a favor de la bicicleta deriva en beneficios a nivel económico, social, ambiental y de salud, no todas las ciudades deciden hacerlo.

Pero si eres amante de la movilidad no motorizada, aquí te mostramos las ciudades más amigables con los ciclistas, ya sea por su infraestructura, políticas públicas o un esfuerzo constante por opciones de transporte.

1.    Copenhague

Es la metrópoli de la bicicleta. En esta urbe hay más bicis que habitantes y casi 400 kilómetros de ciclovías. Una ciclovía principal registra cerca de 40 mil ciclistas al día y más de la mitad de los viajes al trabajo o escuela se realizan en este medio de transporte.

Dicha situación se debe a la implementación de políticas de inversión en transporte inteligente y un constante esfuerzo integral por mejorar la calidad de vida desde hace varios años. En Copenhague toda la gente utiliza la bicicleta, desde familias con dos niños o más, hasta políticos y empresarios.

2.    Ámsterdam

Tras el aumento de automóviles en los años setenta, también se elevaron las muertes por percances de tránsito en el país, por lo que la población exigió espacios para la gente y no para los autos. Fue así como las autoridades se dieron cuenta de que la bicicleta era el mejor medio de transporte. A partir de ese momento, la inversión se enfocaba en mejorar la infraestructura y aumentar su uso en esa nación.

Hoy, Ámsterdam es una de las ciudades que más utiliza la bicicleta para trasladarse y que registra menos muertes al año por situaciones relacionadas con incidentes de tránsito. Tiene más de 500 kilómetros de ciclovías y los decesos anuales por accidentes de tráfico se redujeron de 100 a 15 en los últimos 20 años.

3.    Sevilla

A principios de la década pasada, la ciudad española tenía serios problemas de movilidad: la gente llegaba a invertir hasta cuatro horas en el tráfico. Fue así como los Gobiernos comenzaron a tomar medidas para mitigar las complicaciones.

Al cabo de varios años lograron implementar cerca de 130 kilómetros de ciclovías en toda la urbe, así como un programa de bicicleta pública (Sevici). A la fecha, los trayectos en bicicleta pasaron de ser de menos de 0.5% a cerca de 7%, colocando a Sevilla en el ranking de metrópolis más amigables con la bici de Copenhagenize.

4.    Portland

Un constante impulso por construir una ciudad con la bicicleta como la base del transporte hizo de Portland la urbe más amigable de Estados Unidos. Actualmente cuenta con 281 kilómetros de ciclovías, los cuales son usados por cerca de 8% de sus habitantes.

Según algunos datos, Portland pretende aumentar las cifras cada año con un Plan Integral de Bicicletas, que abarca medidas como una red completa de ciclovías y límites de velocidad más seguros. De acuerdo a la Liga de Ciclistas Americanos, un estimado de dos mil 100 carreras, trayectos y otros eventos de ciclismo se realizan en Portland cada año.

5.    Barcelona

Hasta hace unos años en esta metrópoli española, los viajes en bicicleta eran prácticamente nulos. En un esfuerzo por mejorar la movilidad en la urbe, el Gobierno combinó diversas medidas que derivaron en una regeneración de los medios de transporte y de la armonía en las calles.

En una combinación de normas para calmar el tráfico, los límites de velocidad e infraestructura, convirtió a la ciudad en un lugar en donde la forma segura y eficiente de trasladarse es la bici. A pesar de que la infraestructura no cubre la totalidad de la urbe, es muy seguro transitar por sus calles.

6.    Tokio

A pesar de ser la ciudad más grande del mundo, la capital japonesa ha implementado una estrategia integral de transporte y uno de los más eficientes del mundo. Se realizan cerca de 15% de viajes en bicicleta. A diferencia de otros lugares, los trayectos en bici son cortos. La gente que se mueve en bicicleta lo hace solamente cerca de sus hogares o por sus vecindarios.

En Tokio tener automóvil no es una opción, pues además de ser costoso, los sistemas de transporte masivo son eficientemente inmejorables; 88% de los viajes se efectúan en Metro, bicicletas y camiones.

7.    Buenos Aires

Según la evaluación de Copenhagenize, que otorga más puntos a las ciudades que han mejorado la infraestructura y las políticas a favor de la bicicleta en menor tiempo, Buenos Aires ha realizado la inclusión más óptima de ésta como transporte, con 140 kilómetros de ciclovías y un programa de bike-share.

Además, Buenos Aires no sólo se ha enfocado en la bici, sino también en una mejora general de transporte con sistemas de autobuses confinados (BRT), zonas de tránsito calmado y políticas que armonizan a la ciudad y, al mismo tiempo, brindan seguridad para desplazarse en bicicleta.

8.    Bogotá

Colombia ha sido, desde hace tiempo, pionera en políticas que benefician a la bicicleta y a la urbe en general, y Bogotá no es la excepción, ya que a pesar de sus casi siete millones de habitantes, existe la infraestructura y programas que animan a la gente a trasladarse en bici. Existen cerca de 320 kilómetros de ciclovías confinadas y un plan para renta.

Uno de los programas que llaman la atención es Ciclovía, en el que se cierran 112 kilómetros de calles al tránsito de automóviles para dar espacio a bicicletas y peatones.

9.    Curitiba

Pocas son las ciudades latinoamericanas que pueden jactarse de tener políticas integrales e inclusivas de movilidad. Curitiba ha sido un muy buen ejemplo desde hace varias décadas. Tanto así, que algunos modelos se han replicado en otras metrópolis del continente.

Curitiba ha sido nombrada “la ciudad con el mejor transporte público de Sudamérica”, según el Banco Mundial, gracias a los 438 kilómetros de vías confinadas para vehículos, las rutas de autobús y demás sistemas que conforman la Red Integrada de Transporte.

Recientemente se anunció una microrred completa de ciclovías que unen a la ciudad, así como estacionamientos, plazas, carriles y ciclocarriles alrededor de la urbe.

10.   ¿Y México?

Si bien nuestro país ha implementado políticas que han trascendido y mejorado la movilidad en bicicleta a lo largo de varios años, dado el aislamiento y falta de interconexión entre políticas públicas para el transporte, no ha logrado figurar en los rankings mundiales.

Aun cuando se ha introducido un sistema de bicicleta pública (Ecobici), construido 170 kilómetros de ciclovías y hecho algunas líneas de Metrobús, la inversión a lo largo de varios años ha sido mínima, pues tan sólo en una década apenas se han superado los 100 kilómetros de ciclovías.

En términos nacionales, la capital del país es la que ha implementado políticas de manera óptima y ha efectuado mejores prácticas en beneficio de la movilidad en bicicleta, según el Ranking Ciclociudades, realizado por ITDP en 2015, seguida por Guadalajara y Puebla.

Por Irving Gasca

CONSULTA NUESTRA EDICIÓN IMPRESA

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top