Bienestar

Tips para ahorrar, una guía paso a paso

Ahorrar permite vivir tranquilo y da la seguridad e independencia financiera que necesitamos para cumplir nuestras metas y afrontar cualquier imprevisto.

Por Iván Iglesias

La finalidad del ahorro es ser un soporte para atender cualquier emergencia y permitir una mejor calidad de vida en un futuro próximo o lejano. Es mucho mejor consumir responsablemente en el presente y ahorrar cantidades fijas hoy, que gastar más de lo que se gana y vivir endeudados.

Ahorrar permite vivir tranquilo y da la seguridad e independencia financiera que necesitamos para cumplir nuestras metas y afrontar cualquier imprevisto.

Ahorrar dinero no es una actividad de una sola vez, sino todo un proceso. A largo plazo el hábito de ahorrar puede cambiar nuestra vida. Ahorrar puede ser comparado con hacer una dieta: al comienzo tenemos que controlarnos, pero después de algún tiempo se convierte en algo habitual.

1. Da pasos pequeños

Ahorrar no se trata de acumular de inmediato grandes sumas de dinero. Si nunca has tenido el hábito de ahorrar, será muy complicado pensar en el ahorro de miles de pesos; entonces, debes comenzar de forma gradual. Si nunca has ahorrado, lo más importante es desarrollar la costumbre. Esto significa ahorrar con frecuencia, pero pequeñas cantidades.

Una vez que logres guardar una mayor cantidad de dinero, será tiempo de buscar las mejores opciones para multiplicar con eficacia tus ahorros. Aunque las cuentas de ahorro o los fondos de inversión no son los medios ideales para convertirse en rico, es una buena manera de generar algún dinero extra.

2. Primero ahorra y luego paga deudas

Pocas personas hacen uso de este principio. Cuando recibas tus honorarios, por ejemplo en forma de pago mensual por tu trabajo, inmediatamente transfiere parte de ese dinero a tu cuenta de ahorro. Luego, con el dinero restante, separa y paga tus gastos fijos mensuales. Cada uno de nosotros gana de manera diferente, así que es mejor asumir que la cantidad que separarás inicialmente como fondo de ahorro será un porcentaje de lo que ganas. Lo ideal es separar entre 10% y 15%.

El economista Nicolás Litvinoff explica que “es un error pensar que hay que ahorrar lo que sobre”. Como otros especialistas, considera que el ahorro no es un extra sino parte de la administración de nuestro dinero mensual. Litvinoff aconseja descontar primero “al menos un 10% de los ingresos y destinarlos directamente al ahorro” y, en segundo término, adaptar nuestro presupuesto a los gastos que debamos afrontar para llegar a fin de mes.

3. Registra tus gastos

Un paso muy importante para ahorrar dinero es saber previamente cuánto estás gastando. Durante un mes, registra todo lo que gastas. Eso significa cada café, cada paquete de cigarros y cada antojo que compres durante todo el mes. Una vez que tengas esta información, organiza estos números por categoría, por ejemplo: gasolina, comestibles, hipoteca y así sucesivamente, y obtén la cantidad total de cada uno.

4. Establece objetivos de ahorro

Comenzar a ahorrar es mucho más fácil si se establecen objetivos claros. Comienza por decidir cuánto tiempo te tomará alcanzar cada meta. Algunos objetivos a corto plazo -que generalmente pueden tomar de 1 a 3 años- incluyen: ahorrar dinero para unas vacaciones; ahorrar para comprar un automóvil nuevo; ahorrar para pagar impuestos. Los objetivos a largo plazo generalmente requieren años o incluso décadas: ahorro para la jubilación; ahorrar para la educación universitaria de tus hijos; ahorrar para el pago inicial de una casa o para remodelar la actual.

Cada persona tiene prioridades diferentes cuando se trata de ahorrar dinero; por eso, es conveniente que decidas qué objetivos son los más importantes para ti. A medida que hagas esto con todos tus objetivos, ordénalos por prioridad. Recuerda: establecer prioridades significa elegir.

5. Implementa la regla de los 15 días

Espera 15 días antes de comprar algo que “consideras necesario”. Muchas compras se realizan por impulso: ves el servicio o producto, te viene a la cabeza el pensamiento de “lo necesito” e inmediatamente decides comprarlo. Intenta ser consciente de ese proceso, pregúntate si realmente lo necesitas o si puedes esperar durante 15 días.

6. Compara precios y busca ofertas

No es necesario que vayas de un supermercado a otro mirando los precios. Puedes preguntar a tus familiares, amigos y compañeros de trabajo dónde compran y compara la relación calidad-precio de los productos.

Probablemente cuando conozcas lo que ahorran los demás, te empieces a interesar más en lo que gastas cada mes.

7. Compra online (cosas que necesites)

Es cierto que en internet podemos encontrar ofertas escandalosamente buenas de hasta el 75% o 90% en productos de todo tipo. Eso sí, antes de hacer clic sin medida, plantéate si verdaderamente lo necesitas-piensa en la regla de los 15 días-: cualquier gasto imprevisto no reflejado en tu presupuesto mensual afectará directamente tu capacidad de ahorro.

8. Reduce los gastos en casa

Puedes ahorrar agua y energía contando con electrodomésticos eficientes y ecológicos. Lo notarás en tu balance mensual. Para mantener la casa en una temperatura idónea reduciendo el uso del calentador o aire acondicionado, recuerda no dejar entrar el calor en verano y el frío en invierno.

Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

el dato es

El archivo público

Copyright © 2015 El Big Data.

To Top