NVS
Bienestar

Dinos tu apego infantil y te definimos tu personalidad adulta

El apego de una persona se desarrolla entre los dos primeros años de edad y se queda para toda la vida.

El apego emocional de una persona se desarrolla entre los dos primeros años de edad y va a definir la forma en que se relaciona una vez que es adulto, de ahí la importancia de que los padres identifiquen los distintos tipos:

 

Apego seguro. Ocurre cuando el bebé forma un apego emocional con un adulto que está sintonizado emocionalmente con él, que es sensible y responde a sus requerimientos.

A futuro: personalidad segura. Al contar con cuidadores sensibles a sus necesidades, este bebé tendrá confianza en que estarán disponibles cuando los necesite, que responderán y le ayudarán en la adversidad. Por eso, sus relaciones interpersonales tenderán a ser más cálidas, estables y satisfactorias.

 

Apego inseguro. Sucede cuando está rodeado de adultos inaccesibles emocionalmente y, por lo tanto, inconscientes de sus necesidades.

A futuro: personalidad rechazante. Los adultos que tuvieron este tipo de apego tienden a ser solitarios porque consideran que las relaciones y las emociones tienen poca importancia. Son excesivamente racionales y reprimen sus sentimientos; por lo general evitan cualquier situación angustiante.

 

Apego ambivalente o ansioso. En este patrón los padres o adultos que cuidan al niño responden de forma inconsistente a lo que puede requerir.

A futuro: personalidad preocupada. De adultos son excesivamente autocríticos e inseguros. Son dependientes, y en sus relaciones se muestran continuamente desconfiados y preocupados porque en el fondo sienten que van a ser rechazados.

 

Apego desorganizado. Se da cuando los padres y otros cuidadores le generan experiencias aterradoras al niño.

A futuro: personalidad temerosa, evitativa o violenta. Ya que de niños reprimieron sus sentimientos durante los incidentes traumáticos, como adultos continúan separados de sí mismos.

En este punto, los sentimientos que reprimieron durante su infancia salen a la superficie y, sin darse cuenta de que éstos provienen de su pasado, los trasladan al presente. Debido a esto, interpretan las cosas como algo peligroso y reaccionan de manera impulsiva, con tres tipos de conducta:

  • Huyen porque sienten que están cerca de un riesgo terrible del que debe alejarse.
  • Pelean y buscan defenderse de ese peligro con una violencia desproporcionada.
  • Se congelan porque se sienten desesperados e impotentes, sin posibilidad de obtener ayuda.

 

¿Qué hacer para generar un apego sano?

  1. Muéstrate disponible física y afectivamente a sus necesidades
  2. Demuéstrale amor incondicional
  3. Favorece su independencia gradualmente, evita hacer todo por él y permite que tenga experiencias nuevas
  4. Ten contacto físico positivo con él todos los días. Si es bebé, cárgalo con firmeza, mécelo, cántale, míralo a los ojos, bésalo
  5. Procura estar realmente con él por lo menos un par de horas al día; esto significa sin celulares, tabletas, computadoras o televisión
Haga clic para comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Lo más leído

To Top